Gastronomía de Puerto Rico: Guía definitiva para conocerla

Creado: Lun, 04/10/2021 - 18:19
Autor:
Credito
Redacción Excelencias Gourmet
Categoría
Gastronomía-Puerto Rico-Mofongo-con-carne

En Puerto Rico, cada sabor, plato y movimiento gastronómico tiene su propia historia que contar, con una narrativa que evoluciona constantemente, basándose en las prácticas del pasado y experimentando con los sabores del futuro. Desde las técnicas perfeccionadas durante generaciones hasta las innovaciones culinarias aceleradas por las catástrofes naturales, lo más destacado de la gastronomía puertorriqueña es una fiesta tropical. Cuna de la Piña Colada, el destino es defendido por los cafeteros tradicionales y artesanos y por sus modernos cruzados de la granja a la mesa. A medida que el mundo comienza a abrirse, Puerto Rico ofrece a los viajeros la oportunidad de sumergirse plenamente en su cultura culinaria y sirve un menú de deliciosas exquisiteces.

De la granja a la mesa

Los desafíos medioambientales han afectado a la escena gastronómica de Puerto Rico en más de un sentido, pero el movimiento "de la granja a la mesa" floreció específicamente después del huracán María en 2017. El movimiento ha llegado a definir el panorama gastronómico de Puerto Rico, un modo de vida sostenible y de autosuficiencia alimentaria, utilizado tanto por instituciones gastronómicas de alto nivel como por los lugareños por igual. Para los viajeros, la granja ecológica Finca Oro Rojo, en el bosque tropical de Orocovis, es el destino perfecto para descubrir los fundamentos de la agricultura ecológica. Los huéspedes aprenden a vivir de la tierra y descubren la forma de cultivar y cosechar en el huerto de los agricultores locales, que seleccionan los mejores productos para que los huéspedes los cocinen y preparen. Cerca de San Juan, la visita y almuerzo en la granja Manati ofrece a los huéspedes una experiencia alternativa de la granja a la mesa, desde el aprendizaje de la hidroponía y la degustación de microverduras en el invernadero, hasta el encuentro con los animales de la granja y la degustación de queso fresco de cabra con miel local. Así, los huéspedes pueden disfrutar de un completo almuerzo de granja preparado con ingredientes locales y frescos.

Defender la cocina y el patrimonio caribeños

A pesar de la rápida evolución de la escena gastronómica de Puerto Rico, sus platos básicos ofrecen una celebración de sabores que aún resuenan en toda la isla: el mofongo, elaborado con plátanos verdes fritos; los tostones, hechos de plátano fritos; y el lechón, un plato de cerdo asado lentamente con carne jugosa y piel crujiente son solo algunos de los platos heredados. La Lechonera Los Pinos, en Cayey, sirve uno de los mejores lechones de la zona y es uno de los favoritos de los lugareños, que tocan música en directo y destilan frescura caribeña. Otro clásico es la Casita Miramar, famosa por su comida criolla, un plato tradicional puertorriqueño con raíces en la herencia española, africana y taína de la isla. Los comensales son recibidos con una cálida bienvenida y se les ofrecen creaciones caseras como plátano frito, sabroso pez espada y sustanciosos guisos de carne, todo ello acompañado con un fresco ponche de ron.

Si te gusta la piña colada…

Gastronomía-Puerto-Rico-Piña-colada

 

Puerto Rico es la cuna de la piña colada, de Bacardí y se ha posicionado como el mayor exportador de ron del mundo. No es de extrañar, pues, que la cultura del cóctel ocupe un lugar destacado en la narrativa gastronómica de Puerto Rico. La piña colada es una mezcla dulce de crema de coco, zumo de piña y ron blanco, creada en San Juan, pero la identidad de su inventor es incierta. Los visitantes que quieran resolver el misterio deben dirigirse al bar del hotel Caribe Hilton y también al restaurante Barrachina, en el Viejo San Juan. A pesar de las controvertidas historias sobre su origen, que se remontan a los años 60, ambos establecimientos sirven una piña colada excepcional. También hay numerosas visitas a destilerías para los visitantes que quieran probar un trago en las salas de degustación, aprender mixología y descubrir la artesanía y la historia de la bebida espirituosa principal de la isla, el ron. En la ciudad de Ponce, en el sur de Puerto Rico, los viajeros pueden encontrar el Museo Castillo Serrallés, una casa de estilo renacentista español de los años 30 construida por la familia Serrallés, del famoso ron DonQ, o para una experiencia más cercana a San Juan, dirigirse a la icónica Casa Bacardí, también conocida como la «Catedral del Ron».

La auténtica cultura cafetera de Puerto Rico

Después de una noche disfrutando de las delicias alcohólicas de Puerto Rico, los visitantes estarán encantados de saber que la isla tiene una cultura de café que se remonta a más de 100 años. La plantación familiar Hacienda San Pedro se encuentra en lo alto de los frondosos valles del Jayuya, una zona con altas precipitaciones, temperaturas más frescas y una rica combinación de suelos, que ofrece el entorno perfecto para el cultivo artesanal del café. Dirigida por Roberto Atienza, la plantación sigue utilizando los mismos tambores centenarios de secado de café que utilizaba su abuelo. En la actualidad, los visitantes de la hacienda pueden recorrer los campos, degustar el café, conocer la herencia cafetera puertorriqueña en el museo y llevarse a casa una o dos bolsas. No es de extrañar que Jayuya albergue varias haciendas y cafés estelares, como el Café Tres Picachos y el Café Nativo, ambos enclavados en paisajes exuberantes y con vistas espectaculares. San Juan también es conocido por su cultura cafetera que utiliza el producto más fresco de las colinas del interior. Los aficionados al arte del café deben dirigirse al Café Comunión, donde el barista Abner Roldán ostenta el título de Campeón Nacional de Arte Latte de Puerto Rico.

Pioneros culinarios de Puerto Rico

Las influencias modernas y los conocimientos culinarios contemporáneos se han infiltrado en las cocinas de la isla, convirtiendo a Puerto Rico en un punto de encuentro creativo y un destino gastronómico de visita obligada. La capital de Puerto Rico, San Juan, marca el camino con sus restaurantes de moda y sus innovadores chefs. Aquí se encuentra Vianda, en Santurce, que da un giro a los platos clásicos puertorriqueños con un menú pequeño, siempre cambiante y basado en ingredientes locales. Vianda también ofrece una ecléctica carta de vinos para maridar con expertos, lo que convierte a este moderno restaurante en un lugar de moda. Otro lugar imperdible de San Juan es Cocina Abierta. Haciendo honor a su nombre, la cocina abierta es el lugar donde el chef argentino Martín Louzao abre sus puertas a los clientes y a la experimentación, ofreciendo un menú inspirado en diferentes culturas, productos y técnicas. El propio chef Martín Louzao se sintió atraído por el vibrante crisol de culturas puertorriqueñas, trasladándose a la isla e incorporando influyentes sabores atrevidos a su moderna cocina. Además de disfrutar de una experiencia gastronómica al aire libre, los comensales pueden probar suerte en la mesa del chef y asistir a una clase de cocina interactiva.

La mejor cena en la playa

Aunque las creativas calles de la ciudad y los verdes paisajes cafeteros del interior de San Juan son cruciales para la historia culinaria de Puerto Rico, también lo son sus exquisitas playas, de las que cuenta con casi 300. Los visitantes pueden disfrutar de las vistas del océano mientras degustan una comida en uno de los restaurantes, bares o chiringuitos de playa de Puerto Rico. El municipio de Rincón está situado en uno de los puntos más occidentales de Puerto Rico y cuenta con unas vistas inigualables sobre el mar Caribe. The Beach House dispone de un menú de mercado, fresco y orgánico, centrado en el marisco capturado diariamente. El restaurante también ofrece una Sunset Happy Hour diaria (¡que dura tres en lugar de una!) en la que los clientes pueden cenar y beber viendo la espectacular puesta de sol. Los que quieran sacar el surfista que llevan dentro no pueden dejar de visitar Boardriders, en el lado opuesto de la isla. Esta auténtica cabaña de surf se encuentra en una posición privilegiada en la playa, a solo 10 minutos al este del Bosque Nacional de El Yunque. Con las olas del Atlántico, los clásicos menús de playa y el entretenimiento en vivo los fines de semana, los viajerosno querrán volver a casa.

Fuente: SERGAT

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Redacción Excelencias Gourmet