Ventas con metas reales en los restaurantes

Creado: Jue, 16/08/2012 - 08:37
Autor:
Categoría
Ventas con metas reales en los restaurantes

Es importante fijarse una meta en cuanto al volumen de las ventas y calcular después el capital necesario para alcanzar esa cifra, o bien se puede empezar con el capital disponible y calcular las ventas que deben obtenerse con esa inversión y el monto que de ellas se continuará reinvirtiendo.

Esta inversión de capital, siempre y cuando se haga prudentemente, proporciona equipos y muebles que deberán resultar los adecuados para un negocio en expansión. Sin embargo, siempre es una buena idea que, al calcular el presupuesto para un negocio nuevo, se tenga en mente el ingreso más bajo que pueda justificar la inversión.

Además del capital requerido para adecuaciones constructivas, equipos y amueblado en un negocio nuevo, debe apartarse una reserva de efectivo, o un capital circulante inicial, que cubrirá los gastos hasta el momento en que los ingresos regulares provenientes del negocio resulten suficientes para sustentarlo.

Un error muy común en ese sentido es invertirlo todo y no pensar en guardar capital para cubrir los costos iniciales de operación, que muchas veces no pueden ser protegidos con las primeras ventas, lógicamente bajas.

Entre los gastos de una nueva inversión a punto de abrir debe pensarse en:

    Gastos de organización, como son los legales, honorarios por consultas y gastos personales.
    Gastos anteriores a la apertura: El costo de prepararse para la apertura del restaurante, las provisiones de limpieza, publicidad, seguro, servicio de transporte, cambio para el cajero y otras.
    Depósitos para los servicios públicos, que deberán sumar aproximadamente dos o tres veces la cantidad de las cuentas mensuales anticipadas. Es bueno saber cuanto costarán aproximadamente la electricidad, agua, teléfono, impuestos, etc., para tenerlos cubiertos mientras el negocio se establece definitivamente
    Inventario inicial de comida, que deberá ser equivalente a más o menos las ventas de tres días. Es bueno contar con un inventario amplio para los primeros días, pues las compras se podrán reducir si las ventas iniciales no son tan altas como se anticipó.
    Una cantidad para cubrir la nómina por lo menos durante dos semanas.
    Un fondo de emergencia, lo más fuerte posible, para  cubrir gastos inesperados que seguramente se presentarán. Por: Lic. Rigoberto Fernández Padilla y M.Sc. Mario Ángel Escalona Serrano
 

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.