Guía breve de compras para los que se inician en el mundo del vino

Creado: Lun, 23/12/2013 - 20:25
Autor:
Credito
Por: Sommelier René García Valdés
Categoría
Guía breve de compras para los que se inician en el mundo del vino

Dado que se acercan días festivos,  por compromisos especiales o por gusto personal,  la tarea de comprar una botella de vino resulta difícil para los que se inician. Las licoreras o vinaterías cada día se agrandan más con marcas distintas, países y regiones nuevas, y sobre todo precios que oscilan en  rangos bajos, medios, altos y extremos. La selección de un vino entre un millón resulta frustrante, además de tediosa.

Ante esta situación, lo mejor es tener una estrategia para encontrar el vino que se busca. Los expertos pueden llegar fácil y rápidamente al deseado, pues poseen las herramientas  necesarias para la búsqueda: sus amplios conocimientos. Pero para los aficionados  o recién iniciados en el mundo la tarea resulta quijotesca.

¿Cuál elegir entre tantos vinos? ¿Qué razones tener en cuenta? Y, sobre todo, ¿cómo convertir una tarea agobiante  y difícil en placentera y fácil? He aquí una pequeña guía para encontrar el vino que cumpla con las expectativas de los recién llegados a este maravilloso mundo.

1. Primero que todo, el precio de los vinos

El precio, además de decir hasta cuánto puedo invertir por una botella de vino, expresa también un estilo. Los más económicos, sean blancos o tintos, van a denotar aromas y sabores ligeros en el paladar. Generalmente son los que se pueden beber por sí solos o pueden acompañar comidas ligeras. A este grupo llamémosle de estilo simple.

Vinos con precios más elevados denotan complejidad que se acentúa más según suba el importe. Esto tiene que ver con la etapa de vinificación. Tienen un extra diferente a los anteriores porque pasaron un tiempo (breve, medio o prolongado) en barricas de roble. Quiere decir que van a expresarse más contundentes en el paladar que los económicos, por lo que beberlos por sí solos es un crimen mayor. Deben ser acompañados con platos de elaboraciones de complejidades medias a altas. A este grupo llamémosle de estilo complejo.

Una vez identificado uno de los dos estilos generales, es necesario ser más específico, pues sigue siendo muy amplio el abanico de posibilidades. Para ello se debe ir a un gusto en particular dentro de cada uno de los grupos mencionados anteriormente.

2. Las cualidades específicas de los vinos con estilos simples

Si su gusto es por los vinos aromáticos debe pensar en vinos blancos primero. Para ello, buscar en etiquetas las palabras gewürztraminer, traminer, viognier, muscat, godello o torrontés es  estrategia principal.  Todos estos son nombres de variedades de uvas, logradas con menor o mayor potencial en distintos países, que le ayudarán a satisfacer este gusto en específico.

Si gusta de vinos ácidos y muy refrescantes, característica principal de vinos blancos y no de tintos,  busque las palabras sauvignon blanc, chenin blanc o riesling. Estas variedades de uvas le proporcionarán ese efecto en el paladar. Fíjese bien que no diga nada relacionado con la palabra dulce, pues estas uvas pueden encontrarse también en esas versiones.

Si quiere complacerse con gustos de vinos blancos afrutados, pero secos al mismo tiempo, entonces le resultará clave la palabra chardonnay de países del Nuevo Mundo (sobre todo de Chile, Australia y Estados Unidos).

Por otra parte, los vinos tintos afrutados y sabrosos podrá encontrarlos en etiquetas que digan las variedades de uvas merlot o las apelaciones de origen Navarra, Valpolicella o  vin de pays d’Oc.

Si busca vinos tintos intensos en aromas de fruta y especias las palabras cabernet sauvignon, syrah y malbec serán las más directas.  Aquellas relacionadas con productores del Nuevo Mundo serán perfectas.

3. Las cualidades específicas de vinos con estilos complejos

Como usted ya decidió invertir un poco más de dinero en estos vinos, la decisión debe ser más precisa. Le costarán un poco menos aquellos que digan fermentados en barrica. Son vinos blancos con aromas combinados a frutas y pan tostado.

Sin embargo, la complejidad mayor de vinos blancos estará en aquellos vinos intensos con aromas a frutos secos. Busque el apelativo  Borgoña o la variedad de uva chardonnay de precios altos de California, Australia, Chile u otros países del Viejo Mundo como España.

La versión de vinos tintos sedosos con aromas a frutos rojos puede encontrarlos en las etiquetas que digan Borgoña (tinto por supuesto), Rioja y pinot noir californiano o de Oregón.

¿Busca vinos tintos más intensos y complejos por aromas a frutas en conserva, especiados y cálidos? Las palabras cabernet sauvignon o syrah, o las apelaciones Burdeos o Hermitage serán clave. Vinos con la denominación Ribera del Duero pueden encajar en este estilo también, sobre todos Reservas y Grandes Reservas. No se preocupe, aquí el precio bien alto le acercará mucho más a esta expresión del vino.

¿Ha visto cómo unos pocos términos han resultado claves para su búsqueda específica? Detrás de esto, usted ha empezado a identificar un gusto específico por el vino, el cual irá variando gradualmente según su afición se afiance más.

Los profesionales del vino podrán sentirse insatisfechos con estas notas mínimas. Pensarán que podrían ser más ricas en cuanto a estilos y estrategias de selección. Es verdad.

Incluso usted mismo, cuando lea este artículo dentro de unos años, lo encontrará simplón y muy excluyente. Es cierto también.

Sin embargo, el solo hecho de generar otros puntos de vista por los colegas expertos o por satisfacer una necesidad inmediata del aficionado al vino, corrobora la idea de que seguirá siendo esta bebida la más diversificada de todas.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Sommelier René García Valdés