Chile y Cuba en un abrazo de sabores

Creado: Mar, 05/12/2017 - 11:22
Autor:
Credito
Melbys Nicola
Categoría
chile-maridaje-vinos-chilenos-comida-cubana-paladar-san-cristobal

Noviembre concluyó con uno de los más interesantes eventos multiculturales dedicados a la gastronomía. A finales del mes tuvo lugar una cata-maridaje de vino chileno y comida cubana en el Restaurante San Cristóbal, en La Habana, con auspicio de ProChile y la embajada del país andino en Cuba.

Para celebrar cuánto ha venido haciendo la representación chilena en temas gastronómicos dentro de la Mayor de las Antillas, y despedir a Constanza Gajardo, quien por más de 2 años se desempeñó como Cónsul de la Misión Diplomática en Cuba, se desarrolló la armonización gourmet, con asistencia de unas 25 personas entre los que destacaban sommeliers y profesionales de la gastronomía como Marta Señán, René García, Silvino García, Ivonne de la Puente, Bárbara Betancourt, la Directora del Museo del Tabaco Zoe Nocedo y otros especialistas vinculados al sector.

Chile-vinos-chilenos-comida-cubana-cata-maridaje

 

Así pues, el encuentro fue al mismo tiempo cátedra y degustación, poniendo a disertar las papilas con platos a base de quesos, mariscos, cerdo y res aderezados en salsas afrutadas y/o pimentadas, con una atractiva variedad de vinos, desde espumosos como el Antares Demi Sec de Santa Carolina, hasta blancos y tintos tranquilos como: el 35o Sur Chardonnay 2015 de San Pedro; el Finca Patagonia Reserva Pinot Noir 2014 de Aura Wines y el ensamblaje J. Bouchon Canto Norte 2015, del Valle del Maule.

En este entorno los asistentes pudimos constatar cuán variopinta y apetecible puede ser la oferta del país andino y su capacidad para alejarse de los estereotipos o costumbres organolépticas de consabidos varietales como la Chardonnay o el Pinot. Fue notoria también la alta competitividad que hoy aportan dichos productos al mercado internacional, donde cada vez pesa menos aquello de “Viejo” y “Nuevo” Mundo. Además, como pudo sentirse en la reunión gourmet, las tonalidades gustativas que propone Chile son más que recomendables para la identidad culinaria y el paladar cubanos.

De tal manera, se reafirma una relación que por años ha venido consolidándose y que ahora trae como resultado platos ideados para una u otra expresión vínica. Son tiempos de sinergias gastronómicas donde los gustos más arraigados se estilizan y pueden ser incluso más deliciosos, redondeados, con la copa de vino correcta.

Según expresó Constanza Gajardo, quien también atesora un pasado dedicado a la enología, como su esposo Rodrigo Espinoza, otro fiel impulsor del patrimonio chileno en la isla; descubrir a su llegada a Cuba una disposición tan favorable a los vinos chilenos y constatar la alta preparación de los sommeliers en Cuba fue para ellos una gratísima sorpresa.

“Me encontré con un gremio muy conocedor y apasionado, bien entusiasta con respecto a nuestras potencialidades como productores. La Habana es una ciudad considerablemente cosmopolita, que recibe vinos de todo el mundo; sin embargo, Chile ha destacado y destaca entre sus elecciones. En esta ocasión agradezco mucho la experiencia pues marca un momento muy especial de mi relación con Cuba y, para nuestro placer, hemos disfrutado de una nítida muestra de excelentes productos chilenos. Por ejemplo, la proposición de Santa Carolina con su Anteres, confirma el revival que estamos viviendo hace unos 3-5 años en la producción del espumante y que tan a tono va con los cambios de consumo también en la Mayor de las Antillas, donde está calando cada vez más el gusto por los espumosos, sobre todo frescos y de bajo alcohol”, recalcó la diplomática.

“Asimismo, la segunda y tercera propuestas reflejaron la diferencia que hoy logramos expresar en varietales tan tradicionales como la Chardonnay o tan sensibles como la Pinot (la cual desarrolla un trabajo muy interesante y estable en nuestro país). Y qué decir del ensamblaje de J. Bouchon, que tan armónico resultó con este plato ideado por el chef y dueño del restaurante Carlos Cristóbal”, subrayó.

Para los participantes cubanos esta fue también una oportunidad para resaltar el papel de la Embajada y de ProChile en la profundización del conocimiento sobre el quehacer chileno vitivinícola y la estrecha conexión lograda entre ambas naciones. Además, la cita ratificó la importancia del sommelier en la restauración y su pertinencia como un eslabón esencial si de buenas experiencias gastronómicas se trata.

Tal como expresara René García, referente indiscutible cuando se habla de estos profesionales de la gastronomía, “un sommelier valoriza el trabajo conjunto de un restaurante y da un sello al servicio, lo resalta, lo afina. Justamente por ello no debemos olvidar que, más que un cargo profesional, se trata de un nivel cultural, un saber-hacer, y también de una figura cada vez más necesaria en restaurantes que aspiren a mayor nivel. Por eso agradecemos a Chile, pues con su apoyo y sus vinos podemos seguir formándonos, creciendo, posicionándonos desde la calidad; y por ello nos comprometemos con ustedes a defender el vino chileno”, enfatizó.

Al respecto Zoe Nocedo, directora del Museo del Tabaco señaló que “en el mundo se da gran valor a la formación del sommelier, lo cual en Cuba alcanza un punto superior porque no solo abarca vinos, sino también espirituosos, café, chocolate, habanos y el maridaje en general. Y este bagaje inspira respeto. Sí, poseemos una gran formación, pero urge más implicación desde todas las aristas de la restauración, la gastronomía, los suministradores…Es preciso un mayor empuje pues es un actor cada vez más necesario: el cliente viene buscando sugerencias, maridajes, experiencias como la que acaba de ofrecer Prochile y que, sin dudas, nos ayudan a seguir consolidando nuestra posición como una gastronomía de mucha proyección”.

A modo de conclusión la diplomática chilena Constanza Gajardo enfatizó: “Cuba ha sido para nosotros una hermosa experiencia. Se ha consolidado una hermandad, una afinidad que ojalá sea in crescendo. Nos sentimos comprometidos porque también venimos desde la vid, somos apasionados del vino y esta oportunidad de intercambio nos atrapó el corazón. Una vez más reitero mi admiración por el conocimiento tan integral que poseen sommeliers y especialistas cubanos del sector, es algo que se tiene que dar a conocer y que debe avanzar, porque Cuba tiene suficiente profesionalidad y potencial para ello, y es un hecho que Chile, con sus vinos, está dispuesto a ayudar”.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Melbys Nicola