Potaje de frijoles negros con viandas

Creado: Mié, 06/08/2014 - 14:58
Autor:
Credito
Por: Chef Internacional Jorge Méndez Rodríguez-Arencibia
Categoría
Potaje de frijoles negros con viandas
Una forma particular de elaborar este infaltable protagonista de la mesa criolla en el Oriente cubano es con adición de tubérculos, quizá con la intención de “cargar” más este alimento, de por sí altamente energético. Aunque es justo reconocer que también enriquece su textura y sabores. El secreto de que resulta a gusto de quien lo come radica en el momento apropiado en que se le incorporen las viandas.
 
Ingredientes:
Frijoles negros 460 g
Agua 2,5 L
Cebolla blanca o morada 50 g
Ají de cocina 35 g
Ajo fresco 4 dientes, pelados
Viandas (*) 200 g
Hoja de laurel 1 unidad
Azúcar moreno (**) 5 g
Comino en polvo Al gusto
Vino seco 45 mL
Pimienta negra molida Al gusto
Sal Al gusto
 
Modo de elaboración:
Escoger y lavar bien los frijoles. Ponerlos en remojo con agua potable, a cubrirlos, desde la noche anterior, conservándolos en refrigeración. Ablandarlos, aprovechando la misma agua del remojo, durante aproximadamente dos horas; o en olla de presión, por 45 minutos. Retirar del fuego y reservar. Cortar ordinariamente la cebolla y el ají de cocina. Los dientes de ajo, laminados finamente. Sofreír estos ingredientes en aceite hirviente y añadirlos a los frijoles, después que se pongan nuevamente a cocinar, al igual que las viandas peladas y picadas en dados pequeños y la hoja de laurel. Y cuando se estén cuajando, añadir el comino en polvo, el vino seco y puntear de pimienta y sal. 
 
(*): En la región Oriental, suele añadírsele malanga, plátano y yuca, a los frijoles negros. La papa y la calabaza se emplean esencialmente para los frijoles colorados, a los que también se les añade pedazos de chorizo, tocino o beicon, así como hueso de jamón. 
 
(**): El gusto por la adición de azúcar a estos potajes se ha extendido por diferentes regiones del país.    

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Por: Chef Internacional Jorge Méndez Rodríguez-Arencibia