Piguillem, una masía con más de 350 años de historia en Osona

Creado: Mar, 22/11/2022 - 07:00
Autor:
Credito
Enric Ribera Gabandé
Piguillem

Cuando se proyectó el restaurante se hizo para vender la ternera que se producía en su explotación
 
La Masía Puguillem tiene mucha historia. Antiguamente, esta, se había dedicado a la extracción del carbón de la zona de Sant Andreu de la Bola, en la comarca barcelonesa de Osona. Sus inicios datan de 1609, aunque hay algunas dudas sobre su vida debido a qué durante la Guerra Cívil Española se destruyeron los documentos acreditativos de ella. En la actualidad es un restaurante, rodeado de naturaleza y situado en medio del bosque.
 
Lo que sí es cierto y hay constancia de ello, es que en este lugar siempre ha vivido la familia Piguillem. En la Masía, hace 350 años, no había heredero, era hereva, María Puguillem que se casó con Josep Matavera, perdiéndose el apellido de Piguillem.
 
Cuando el descubrimiento de América, hubo un Matavera que a través de los barcos viajó a este destino y lo dejaron, por motivos desconocidos, en la isla de la Rarotonga, actualmente, la isla mayor y más poblada del archipiélago de las Islas Cook (Nueva Zelanda) que contaba con 14.153 habitantes, en 2006, y en la que está la capital del país, Avarua, donde hay una población que lleva el nombre de Matavera.

En la actualidad

Las dos masías de las familias Matavera y Piguillem tenían ganadería propia. Cuando se proyectó el restaurante se hizo para vender la ternera que se producía en su explotación. Los padres de Joan Matavera, actual regente de la Masia Piguillem, abrieron un restaurante en el momento que se estaba construyendo la autovía que pasa por Sant Andreu de la Bola. No obstante, anteriormente, ya había sido un restorán muy conocido en la zona para cazadores y para gente que frecuentaba la zona recolectando setas.

Joan Matavera y Laura Cunill  
Joan Matavera y Laura Cunill.

Especializada en banquetes

Masía Piguillem está estructura en dos espacios empresariales distintos. Por un lado, está el restaurante, que abre solamente los sábados y domingos al mediodía. Y, por otro, el de los banquetes. La familia Matavera, siempre cuida, en ambos, la gastronomía autóctona de la casa y el trato personalizado con el cliente, emblemas irrenunciables de su cotidiano servicio profesional. 

Bodegón de platos.
Bodegón de platos.

Cocina autóctona

La carta de platos del restaurante cuenta, desde su apertura, hace ahora unos 20 años, con un surtido de cocinados, donde nunca faltan unas patatas del bufet, ceps y botifarra negra, el steak tartar de ternera, el micuit, el arroz Masía Piguillem, la 'sobrassada' de Mallorca (elabora con cerdo negro), el guisado de ternera con setas, el meloso de carne de vacuno, la espalda de cabrito o cordero, el pollo con gambas, y los entrecots madurados.

Uno de los comedores del restaurante.
Uno de los comedores del restaurante.

Plato de Oro de la Gastronomía Nacional

Joan Matavera y su esposa Laura Cunill recibieron el pasado mes de marzo en Madrid, el prestigioso galardón del Plato de Oro de la Gastronomía Nacional, a lo largo de una cena de gala celebrada en el Asador de los Porches, por su excelente trabajo profesional en torno a la restauración de las comarcas catalanas.
 

Joan Matavera y Laura Cunill, recibiendo en Plato de Oro de la Gastronomía Nacional, en Madrid.
Joan Matavera y Laura Cunill, recibiendo en Plato de Oro de la Gastronomía Nacional, en Madrid.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Enric Ribera Gabandé

Noticias similares