¡Ábrete, sésamo!

Creado: Dom, 26/04/2020 - 05:00
Autor:
Credito
Redacción Excelencias Gourmet
Categoría
sesamo

¿Nunca te preguntaste por qué sería "sésamo" la palabra que usaban los ladrones del cuento de Alí Babá para abrir la puerta? Pues podría tener que ver con las propiedades de esta semilla para fortalecer el sistema nervioso. Algo así como un modo de invocar las cualidades que se le otorgan a la también llamada ajonjolí para que al hacer su efecto fortaleciera de tal modo la mente que fuera capaz de encontrar el modo de abrir la puerta.

Ampliamente cultivado en los países de Oriente Medio y en la India, de donde es originario, y abundante en ácidos grasos polinsaturados ricos en omega 6, el ajonjolí posee una elevada cantidad de proteínas, sus grasas son insaturadas ―de las buenas, de las que reducen el colesterol― y sus altos niveles de calcio, hierro y zinc favorecen desde la formación de huesos y dientes y una adecuada hemoglobina, hasta la prevención de las dificultades eréctiles.

También ―y esto es lo que debe haber fundamentado la teoría acerca de la frase abridora de puertas―, su aceite contiene fosfolípidos y lecitina, sustancias vitales para el pensamiento y la memoria. Esto ya lo sabían los hindúes fundadores de la medicina ayurveda, al punto de que se usaba como uno de sus elementos primordiales, lo mismo para consumir que como para dar masajes que trataran trastornos del sistema nervioso.

Así mismo, este aceite es el de más contenido antioxidante de entre los aceites comestibles de seis especies; su gran aporte de vitamina E lo vincula a la eliminación de los radicales libres y, por lo tanto, a la prevención del cáncer. Las semillas, por su parte, poseen buena cantidad de fibra, por lo que su consumo resulta beneficioso para la regulación de la función intestinal.

En la antigua Babilonia, las mujeres preparaban una mezcla de miel y semillas de sésamo que comían con el fin de prolongar su juventud y belleza, mientras que los soldados de Roma la consumían para mantener su fortaleza y energía.

Con tales argumentos no nos queda más que incluir en nuestra dieta este precioso alimento. Y para que ya empieces desde hoy, aquí te dejamos algunas propuestas.

Ah, es importante conocer que el organismo no digiere la semilla sin procesar y por lo tanto no absorbe sus nutrientes. Es imprescindible tostarlas y triturarlas. Para triturarlas puedes usar un molinillo de café, pero sin llegar a molerlo del todo. Una vez preparadas, también puedes ponerlas como agrego a tus yogures, ensaladas, sopas y potajes.

Barritas de sésamo y miel

Ingredientes

  • 260 g de sésamo
  • 100 g de azúcar moreno
  • 100 g de miel
  • Un chorrito de aceite vegetal

Preparación

  • Tuesta las semillas a fuego alto en un sartén durante 2 o 3 minutos hasta que desprenda olor. Retira y reserva.
  • Pon el azúcar y la miel en un cazo para que se caramelicen.
  • Agrega las semillas tostadas cuando la mezcla de miel y azúcar comience a coger color y textura.
  • Una vez bien integrado y caramelizado, vierte la mezcla encima de un papel de horno, extiende y pon encima otro papel. Pasa un rodillo hasta que tenga un grosor de aproximadamente 1 cm.
  • Todavía caliente, corta en porciones con un cuchillo previamente engrasado o con la mano si las quieres más irregulares y déjalas enfriar.

Galletas de ajonjolí

Ingredientes

  • 125 g de margarina o aceite
  • 200 g de azúcar morena
  • 1 huevo
  • 100 g de salvado de trigo
  • 50 g de pasas
  • 200 g de semillas de ajonjolí
  • 2 cucharadas de leche
  • 150 g de harina de trigo integral
  • ½ cucharadita de nuez moscada molida
  • Para la bandeja del horno margarina o aceite

Preparación

  • Engrasa una bandeja de horno.
  • Calienta el horno a 190°.
  • Bate la margarina lo más blanda posible o el aceite con el azúcar y el huevo hasta que esté cremosa.
  • Mezcla el salvado con las pasas, el ajonjolí y la leche y añádeselo poco a poco a la mezcla cremosa anterior.
  • Agrega la harina integral y la nuez moscada y mueve todo bien.
  • Con una cucharita de té, haz pequeños montoncitos de masa sobre la bandeja del horno y apriétalos un poco con un tenedor para que bajen.
  • Déjalas al horno de 10 a 15 minutos a fuego medio.
  • Cuando estén, despréndelas de la bandeja y déjalas enfriar.

Leche de sésamo

(ideal para alérgicos a la lactosa)

Ingredientes

  • 12 cucharadas de sésamo
  • 1 cucharada de azúcar morena
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 litro de agua
  • 1 pizca de sal

Preparación

  • Pon a remojar las semillas por al menos 8 horas. Mejor si desde la noche anterior.
  • Déjalas reposar tapadas en la nevera. Pasadas las 8 horas, cuélalas y lávalas bien.
  • Ponlas en la licuadora y agrega el litro de agua y el azúcar, la vainilla y la sal. Bate hasta que la mezcla esté uniforme de color.
  • Cuela, prueba, rectifica de azúcar si es necesario y a servir.

Pasta de ajonjolí

Ingredientes

  • 1 taza de semillas de ajonjolí
  • ¼ de taza de aceite de oliva
  • Sal a gusto
  • ½ cucharadita de albahaca u otra especia de tu agrado

Preparación

  • Tuesta las semillas a fuego alto en un sartén durante 2 o 3 minutos hasta que desprenda olor. Retira y tritúralas en un pica especias o una trituradora.
  • Cuando veas que se han triturado bien, añade la mitad del aceite de oliva y vuelve a triturar hasta suavizar la pasta.
  • Agrega el resto del aceite, la sal y la especia de tu preferencia, tritura otra vez hasta que todo esté bien mezclado.
  • Deposita la pasta en un bol y agrega más aceite de oliva si crees que ha quedado muy espesa y mezcla bien.
  • Luego a untar tostadas, mezclar con vegetales o a usarla de base para hummus.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Redacción Excelencias Gourmet