El champagne, el cava y el crémant

Creado: Sáb, 01/05/2021 - 02:14
Autor:
Credito
Rafael Ansón
Categoría
Champagne

Existen tres grandes culturas del vino en el mundo.

Sin duda, para nosotros, la más interesante es la del Jérez. El método de criaderas y soleras es extraordinariamente original y da como resultado vinos que se mueven en el nivel de la excelencia. Desde el Fino al Pedro Ximénez,  pasando por la gama de los olorosos, que incluyen el Amontillado y el Palo Cortado.

Otra de las grandes culturas es la del Oporto. A través de un sistema de vinificación y de tiempo en barrica, se consiguen unos vinos de una calidad extraordinaria. Entre ellos, los Tawny o los Millésime, oportos con añada que son extraordinariamente valorados en Inglaterra.

Y, quizás con el mismo nivel y prestigio internacional, se encuentra el Champagne, que se elabora y se produce en la región francesa de La Champagne. Lo característico del champagne es su doble fermentación para generar unas burbujas naturales, que lo convierten en el “vino de las fiestas” y en la bebida ideal para celebrar cualquier evento.

Champagne, cava o cremant

Como es natural, los vinos de Jérez solo se pueden llamar así si se producen y elaboran en la región de igual nombre. Y los Oportos, en la zona de Oporto. Lo mismo ocurre con el Champagne. Los vinos espumosos que se elaboran fuera de La Champagne no se pueden denominar así.

En España se intentó, durante años, que los vinos espumosos se llamaran champagne, hasta que, ante los recursos presentados por Francia, hubo que cambiar el nombre por el de cava. En la actualidad, se produce cava en Cataluña y en otras zonas de España, consiguiendo resultados muy estimables y comparables a algunos de los champagnes franceses.

Pero lo más curioso es que, también en Francia, cuando ese vino espumoso (elaborado por el Méthode Traditionnelle ó Champenoise), se produce en zonas diferentes de La Champagne, tampoco se puede llamar champagne. En esos casos, se denomina crémant.

Champagne-cremants-Licores Trampero

 

Licores Trampero

Existen crémants en distintas zonas de Francia pero, quizás, una de las que produce mejores "vinos espumosos" es la zona de Loire (o Valle del Loira), especialmente hacia el norte, donde se generan algunos "champagnes" de extraordinaria calidad.

Hoy quiero destacar los que distribuye la empresa Licores Trampero en España, concretamente, dos de ellos: el Teté de Vouvray y el Impetus.

Licores Trampero (www.trampero.com) es una empresa familiar que lleva, desde hace 17 años, la distribución, en exclusiva, de los vinos de la región del Loira para España y Portugal. Tienen una fábrica de bebidas alcohólicas en Madrid, donde elaboran productos españoles, como el licor de miel Trampero, que se comercializa desde hace más de 40 años y se prepara con aguardiente de orujo y miel gallega. También elaboran aguardientes de orujo, licores de hierbas y de café, whiskys blended y maltas, ginebra y otras bebidas alcohólicas.

Crémants Teté de Vouvray e Impetus

Como decía, entre los crémants que distribuye Licores Trampero, destacan el Teté de Vouvray y el Impetus.
El Teté de Vouvray Brut Excellence es un crémant con una gran nota aromática y una elegancia singular, elaborado con la variedad de uva 100% Chenin blanc. Los Excellence tienen un reposo mínimo de 24 meses en bodega antes del descorchado, lo que hace que la burbuja sea tan fina.

En la degustación, es un vino de burbuja fina y ropaje claro, con reflejos de bronce. En nariz presenta aromas complejos, de almendras tostadas, frutos secos y melocotón, con notas de tilo. En boca es fresco, con una buena evolución. Ideal en el aperitivo, sobre todo, con mariscos.

En cuanto al Cremant de Loire Impetus, es un crémant elaborado con uva 20% Chenin blanc y 80% Chardonay. Las botellas son guardadas en horizontal en soportes de madera durante un mínimo de 48 meses, antes de ponerlas sobre su base.

El Impetus tiene un atractivo color amarillo dorado, con una burbuja pequeña y persistente. Al olfato, abre con un suave olor a limón, melocotón amarillo, menta y un tono a crema pastelera y moka tostada. Posee una efervescencia cremosa, es muy suave al paladar y deja un sabor duradero con aroma a frutos secos. Resulta estupendo para acompañar pescados, aves como el faisán o la perdiz y postres.

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Credito
Rafael Ansón